Plasma Rico en Plaquetas

No votes yet.
Please wait...
Plasma Rico en Plaquetas

El tratamiento de Plasma rico en Plaquetas o PRP, contiene factores de crecimiento extraídos de la propia sangre del paciente para estimular la regeneración de la piel.

Es un procedimiento autoregenerador, mínimamente invasivo y orientado a combatir los principales signos del paso del tiempo y mejorar las imperfecciones del rostro.

Puede aplicarse en pieles maduras que presenten signos de envejecimiento o en pieles jóvenes como método preventivo. Produce importantes beneficios sobre la piel envejecida, restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor y luminosidad, mejora la coloración y se logra un importante incremento en la tersura y resplandor de la piel.

La ventaja del uso del Plasma Rico en Plaquetas en los tratamientos antienvejecimiento, es porque utiliza una sustancia biológica fabricada por nuestro organismo, libre de químicos y exenta de riesgos. Se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante un proceso que incluye el centrifugado de una muestra de sangre, de la cual se obtiene el plasma rico en plaquetas que se aplica en la piel por medio de microinyecciones.

El tratamiento Plasma Rico en Plaquetas consta de 3 pasos:

1. Extracción de sangre:

Se procede a la desinfección de la zona donde se va a realizar la extracción, preferentemente en el antebrazo. Previamente se coloca una banda elástica para restringir la circulación venosa y así facilitar la extracción. Una vez obtenida la muestra, se retira la banda elástica antes de retirar la aguja para restablecer la circulación. Este proceso no difiere de un procedimiento tradicional de extracción o donación de sangre.

Tiempo estimado: 10 a 15 minutos.

2. Centrifugado:

Una vez obtenida la muestra de sangre se procesa en un equipo especial de ultracentrifugación durante 10 a 15 minutos que como resultado final arroja una especie de suero rico en factores de crecimiento (obtenidos de las plaquetas) que será activado para su inmediata aplicación en la piel del rostro, cuello, escote, manos, y cuero cabelludo.

3. Aplicación del PRP:

Se aplica mediante microinyecciones a nivel intradérmico (capa media de la piel a 3 mm aproximadamente) donde abundan las células funcionales de la piel que aumentan su producción de colágeno, elástina, acido hialurónico y otros elementos escenciales de la piel con el transcurso de los días.

Las técnicas más utilizadas son el napagge (barrido más superficial de las punturas) y las micropapulas que pueden persistir desde un par de horas hasta un par de días, despareciendo espontáneamente sin dejar rastros evidentes de la puntura. De todos modos, las zonas y la profundidad de inyección dependen de la patología a tratar y serán determinadas por el médico tratante.

Se recomienda hacer un ciclo de 3 sesiones por año, y opcionalmente, puede combinarse con otros productos o tratamientos complementarios como Hilos tensores, laser Harmony, Radiofrecuencia, Mesoterapia, Toxina botulínica, Acido hialurónico, entre otros, dependiendo de las necesidades de la piel.

Los pacientes, en su mayoría, desarrollan inflamación de la zona tratada, que suele ser una reacción producto de la bioestimulación de la piel.

En algunos puntos, la puntura de la microinyección puede permanecer visible en algunos puntos, sin embargo desaparecen entre 24 a 48 horas después del tratamiento. Esta permitido el uso de maquillaje y sus cosméticos habituales 4 a 6 horas después de realizado el procedimiento.

Si te gustan los cambios naturales y progresivos y prevenir el envejecimiento con métodos minimamente invasivos y de muy bajo riesgo, el PRP debe estar entre tus consideraciones a la hora de elegir como cuidar y preservar tu piel.

¡Pide tu evaluación GRATIS!

Completa el siguiente formulario y un especialista te contactará a la brevedad.