Evita y reduce la grasa localizada en tu cuerpo

No votes yet.
Please wait...
¿Cómo reducir la grasa localizada?

Todas tenemos un rollito que odiamos o grasa en zonas que nos molesta y que, además, no se van ni con la mejor dieta ni con la rutina de ejercicios más dura que hagas. Si te identificas es porque se trata de adiposidad localizada que es posible reducir, sin embargo, es muy difícil de eliminar. Con la kinesióloga de Clínica Le Ciel, Rocío Álvarez, escribimos esta nota sobre la odiada grasa localizada.

¿Cómo reducir la grasa localizada?

La grasa o adiposidad localizada es la acumulación de tejido graso en pequeñas cantidades y en determinadas zonas del cuerpo que provocan alteraciones del contorno corporal a nivel estético. Este tipo de adiposidad puede estar relacionada con el desarrollo hormonal y ser hereditaria, o bien, se desarrolla por falta de ejercicio y malos hábitos alimenticios.

La grasa, una vez que se instala, es posible reducirla con ejercicio físico y con una alimentación, pero no de una zona en específico. Sin embargo, reducir la adiposidad de una zona en específico es fisiológicamente imposible, ya que al realizar ejercicio físico se disminuye la grasa localizada en conjunto con el resto de grasa del cuerpo y no sólo de una zona exclusiva.

El ejercicio aeróbico o cardiovascular es el mejor para este propósito, por ejemplo, salir a trotar, practicar natación, hacer elíptica o andar en bicicleta. Lo ideal es mantener el ejercicio sobre 30 minutos para poder empezar a utilizar las grasas como combustible, y así ver efectos sobre la grasa del cuerpo. En cuanto a la dieta, se recomienda una alimentación saludable y balanceada disminuyendo el consumo de grasas y carbohidratos simples, por ejemplo arroz, pan, pastas.

En relación a las zonas del cuerpo que se ven más afectadas, dependiendo de la genética de la persona, los depósitos de grasa se distribuyen de una determinada manera. Tanto en ellos como en nosotras hay ciertas zonas más propensas a acumular grasa localizada. Por ejemplo, en las mujeres se puede observar mayor acumulación en la zona de glúteos, cara interna de las rodillas y abdomen bajo. En los hombres predomina en abdomen, flancos y otras zonas menos frecuente como papada y brazos.

Detrás de la aparición de grasa localizada hay varios factores que influyen, como la genética, una dieta inadecuada, la falta de ejercicio físico, alteraciones hormonales o metabólicas, entre otros motivos.

Si todavía tienes dudas de cómo detectar la grasa localizada, ese rollito o molesto cúmulo de grasa en ciertas zonas de tu cuerpo que no se va nunca. El método más sencillo para identificar la grasa localizada es mediante la maniobra del pliegue, es decir, pudiendo tomar entre los dedos cierta cantidad de tejido adiposo. Para estar seguros de si es grasa localizada lo mejor es una correcta evaluación por un profesional capacitado, el cual determinará si el paciente califica o no para un tratamiento reductivo.

Como muchas veces el ejercicio y dietas no son suficientes para eliminar la adiposidad localizada, existen tecnologías que ayudan a ese propósito. En Clínica Le Ciel hay diversos tratamientos para la adiposidad localizada, cuál elegir dependerá de la evaluación que, por lo demás, es totalmente gratuita. El tratamiento más efectivo es la Criolipólisis (Coolsculpting de Zeltiq). Es una innovadora tecnología que permite reducir la adiposidad localizada de manera efectiva, segura y sin cirugía. Este procedimiento es el único que cuenta con la aprobación de la FDA, lo cual garantiza su seguridad y efectividad. En una sola sesión es posible ver resultados de reducción del panículo adiposo entre un 20 y 30%.

Déjanos un comentario con tu cuenta facebook: