Inicio » Tratamientos » Rejuvenecimiento » Hilos Tensores

Autolifting biológico con Hilos Tensores

Es un tratamiento innovador para combatir la flacidez facial y corporal que consiste en la colocación de hilos tensores que, insertados en la dermis, generan una fibrosis a su alrededor, induciendo un autolifting biológico.

Hilos Tensores o Hilos Mágicos

Los hilos tensores son de polidoxanona (PDO), un material biodegradable y biocompatible por lo que son muy seguros y no generan rechazo del organismo. Se utilizan en el rostro y en ciertas zonas corporales como antebrazos, abdomen y cuello, mediante una micro incisión en la piel, para anclarse en la dermis profunda. Este procedimiento permite la tracción y reposición del tejido en su plano original.

Su mecanismo de acción genera una fibrosis espontánea a su alrededor porque la piel produce sus propios hilos de colágeno, siendo un proceso natural y no agresivo para el cuerpo conocido como autolifting biológico y progresivo.

Estos hilos tienen una longitud diferente según la zona a tratar y sirven para devolverle a la piel la firmeza y tensión natural. Con los hilos tensores se elevan los tejidos que se han relajado como consecuencia de la edad y la pérdida de elasticidad y se devuelve al rostro una imagen rejuvenecida, más definida, firme y saludable.

Durante la primera semana se observará un ‘efecto lifting’ como consecuencia del edema, el que desaparecerá en algunos días. Los resultados comenzarán a notarse progresivamente hasta lograr el estado óptimo en el tercer mes de tratamiento.

El efecto reafirmante dura aproximadamente 12 meses en función del tipo de piel, edad, el grado de flacidez y la respuesta individual de cada paciente.